Pagos de Araiz Rosé, el ‘provenzal español’ para brindar este verano por el reencuentro

0
79

Pagos de Araiz Rosé 2019 es un vino moderno, ligero, afrutado y fresco que recuerda a los mejores rosados provenzales, pero con firma española.

Acompaña perfectamente a cualquier tipo de platos, desde aperitivos hasta comidas más copiosas.

Llega el buen tiempo y poco a poco toda España camina hacia la ‘nueva normalidad’ que nos irá permitiendo recobrar la rutina y buenas costumbres que tanto hemos echamos de menos estos meses.

Es tiempo de brindar y celebrar el recuentro con amigos y familiares, y nada mejor que hacerlo acompañados de Pagos de Araiz Rosé 2019, un vino que aporta un extra de frescura en verano. Este vino rosé de la bodega navarra Pagos de Araiz, perteneciente a Bodegas Masaveu, es una excelente opción para saborear los meses más calurosos del año solo o en compañía de todas esas personas de las que no hemos podido disfrutar durante el confinamiento.

Pagos de Araiz Rosé nada tiene que envidiar a la sutileza de los vinos rosados de la Provenza francesa, que tan buenas críticas acaparan y tanta presencia tienen en los mejores restaurantes del mundo y vinotecas.

No hay verano en la Provenza que no se brinde con una copa de rosado y no hay excusa tampoco los meses que más aprieta el calor para saborear esa misma elegancia aquí en España, con Pagos de Araiz Rosé. Moderno y accesible, ligero, afrutado y fresco, Pagos de Araiz Rosé recuerda a los mejores rosados provenzales, pero con firma española. Y es que como buen rosado navarro tiene esa capacidad de complacer a todo tipo de paladares por su carácter refrescante y actual.

Pagos de Araiz Rosé ofrece esa visión moderna y adaptada al tiempo que vivimos por su sabor fresco, vibrante y placentero, que se nota al catarlo pero que también se percibe en el renovado diseño de su etiqueta, modernizada y adaptada a los gustos de los consumidores.

Con un atractivo color salmón pálido, muy brillante, la variedad de uva 100% garnacha otorga a Pagos de Araiz Rosé 2019 unos aromas característicos entre los que destacan el de fresas silvestres y frambuesas frescas. Se perciben también las notas de flores blancas con sensaciones de gominola de cítricos.

En boca, tiene una entrada viva y fresca, plena y golosa, destacando la presencia de frutas frescas rojas, sensaciones de fresas y grosellas. El paso por boca es largo, con un final afrutado y persistente.

Es un vino que acompaña perfectamente a cualquier tipo de comida, desde aperitivos, paellas hasta comidas más copiosas, y se recomienda tomar a una temperatura entre 8 y 10 grados.

Pagos de Araiz Rosé 2019 puede adquirirse en la tiende online de Bodegas Masaveu pinchando Aquí. PVP recomendado: 6 euros.

Bodegas Pagos de Araiz

Con la adquisición de la Finca de Pagos de Araiz en Olite, por la familia Masaveu en el año 2000, germinó un proyecto fresco y atrevido en la tradicional D.O. Navarra. Esta apuesta comenzó con la construcción de una bodega absolutamente vanguardista de 14.000 m2 y de estilo château situada a las afueras de la villa medieval Olite. En los tres años siguientes, se plantaron, en esa finca de 400 hectáreas, 240 de viñedos propios alrededor de las instalaciones de distintas variedades de uvas (tempranillo, graciano, garnacha, merlot, cabernet sauvignon y syrah).

Su innovadora forma de gestión y una amplia oferta enoturística, conecta Pagos de Araiz al peso histórico, natural y vitivinícola del entorno con el arte y la gastronomía. Es el marco ideal de un futuro brillante y prometedor, vinculado a los valores de Navarra, territorio vitivinícola clásico y emergente al mismo tiempo.

Los esmerados cuidados en el viñedo y en la bodega constituyen el éxito de su desarrollo enológico, enlazando las plantaciones con una tecnología puntera de última generación, que junto con los procedimientos de control pioneros, dan como resultado una elaboración media de 500.000 botellas anuales.

Bodegas Masaveu

La familia Masaveu comienza a invertir en el sector vitivinícola en el año 1974, cuando adquiere Bodegas Murua, pero las plantaciones de viñedo de la familia datan de mediados del siglo XIX, concretamente en Castellar del Vallés de donde es originaria la familia y donde Federico Masaveu Rivell inició los pasos que un siglo más tarde continuarían sus descendientes.

Desde entonces, Bodegas Masaveu ha ido creciendo hasta convertirse en un referente, por la calidad en la elaboración de sus vinos en diferentes DO´s y por la filosofía medio ambiental que demuestran y el máximo respeto a la tierra, en las que posee sus propias plantaciones de viñedos, gracias a las cuales logran transmitir, en cada botella, la personalidad única de cada terroir.

De esta forma, se unen en un denominador común todos y cada uno de los proyectos que embarca Masaveu Bodegas en diferentes regiones: Murua (DOCa Rioja), Fillaboa (DO Rias Baixas), Pagos de Araiz (DO Navarra), Leda (Vino de la Tierra de Castilla y León) y Valverán (Asturias).

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí